lunes, 21 de junio de 2010

Adán fue un ser unicelular

Hace millones de años, Dios creó al primer ser vivo y luego lo miró maravillado y orgulloso de su obra. Un hermoso, aunque simple, ser unicelular de duración breve, sobre todo si se lo compara con la eternidad que había tardado en crearlo y la eternidad que pasaría después de su aparición en el universo. Es decir que el primer ser vivo fue creado  entre dos eternidades.
En fin, este ser unicelular era tan fugaz que Dios tenía que volver a hacer contínuamente otro, si quería seguir disfrutando de su creación. Finalmente, en un sueño revelador, ideó un sistema de polímeros azucarados, algunas proteínas pegoteadas con fosfato, hidrógeno y algunas cosas más, todo esto organizado en una doble cadena helicoidal. Cuando despertó, creó un nuevo ser unicelular pero esta vez le incluyó esta nueva maravilla de la tecnología biológica a la que nombró "ADN", que permitía a esta célula replicarse por sí misma indefinidamente, algo así como una fotocopiadora tridimensional interna.
Todo parecía funcionar de maravillas cuando una sucesión de accidentes imprevistos (como lo son los accidentes) produjo ante la mirada asombrada e incrédula de Dios (que nunca había creído en otra cosa que no fuera en Él mismo) una serie de mutaciones en su maravilloso invento helicoidal dando como resultado la aparición un ser pluricelular que se autodenominó "humano". Cierto es que Dios reveló al hombre su origen: "Sois todos descendientes del ADN y deberán adorarme ya que es a costillas mías que ustedes existen". Pero sobrestimó la capacidad de comprención del hombre de esa época, puesto que el mensaje se transmitió cual teléfono descompuesto: "che, parece que Dios creo a ADAN, de quien todos descendemos y no sé que otra cosa más pasó con una costilla". Y la voz corrió generación tras generación sin que mediara ninguna fe de erratas.
La ciencia, finalmente, ha probado la existencia de ADN, casi tal cual está en la biblia. Sólo hay una letra de diferencia, pero es una transformación comprensible para algo que fue contado hace tantos miles de años. También ha demostrado la ciencia: ADAN era unicelular.

7 comentarios:

La lectora dijo...

Darío, tus textos cada día me gustan más, esta idea de Adán y el ADN explica todo el mal entendido de las religiones, jajajaja.

Dario Kullock dijo...

Creer o reventar. Qué disyuntiva

La lectora dijo...

Hola Darío, viste?

http://lalectoraenlaciudad.blogspot.com/2010/06/estamos-en-la-pagina-7-de-la-oblogo-n.html


Yupis!

Los Escritos Vuelan dijo...

ajajaj, que genial! creo que la argentinidad podría rastrearse también por aquellas épocas!

Dario Kullock dijo...

Los escritos vuelan: estoy en eso.
Anahì: Sí te vi dentro del libro, dentro del auto, dentro de oblogo.
Estoy muy contento.
Besos

Anónimo dijo...

Hace algún tiempo tuve una idea similar y la debatí con un amigo que había estado leyendo bastante sobre antropología y me recomendó que leyera El Gen Egoísta (The Selfish Gene). Te lo recomiendo. http://richarddawkins.net/pages/books

Dario Kullock dijo...

Gracias por la recomendación, no lo había leído.